Buscar

Hola soy Tamáriz

Actualizado: 19 de oct de 2020

Hola, Me llamo Tamáriz 🙋‍♀️. Sí, ese es mi nombre.

Hasta ahora mismo y si no me conoces de antes, nunca lo habías escuchado ¿verdad? Ni tú ni nadie. O eso creo. Mi madre es artista y había terminado con el repertorio de nombres así que cogió un libro de flores y se inventó el mío. 🌸

Si alguien más se llama como yo, me paro aquí mismo y hago un llamamiento para que 📢📢 POR FAVOR SE PONGA EN CONTACTO CONMIGO URGENTEMENTE. Me haría muchísima ilusión tener una tocaya. En serio. No os imagináis cuánto. Alguna otra alma solitaria que vague por el mundo con ansia de encontrar un semejante que entienda, de verdad, el peso que conlleva que tu nombre sea CASI igual (el mío lleva acento) que el apellido del hombre más feo de España. Eso sí, el mejor mago 🧙🏻‍♂️ que tenemos y una maravilla de persona. Tuve la oportunidad de conocerle en Cádiz y él mismo me dio el pésame. 🙊

Eso sí, siempre tengo tema de conversación cuando conozco a alguien. Me llaman de todo… Tamara, Tamariz (sin acento), Tamar, “¿cómo has dicho?”, “¿me puedes repetir?”, “no te entiendo, ¿me deletreas?” “¿cómo el mago?” y hasta AnaMari…... ¿What? ¿En serio? Y por supuesto la bromita del mago, del chananananananan y mil historias más.

Otra curiosidad sobre mi nombre ahora que me estoy sincerando contigo, (porque creo que hasta este momento nunca lo he comentado), es que ni mi propia familia se aclaraba con él. 🤭 Ni siquiera mi abuelo paterno que me adoraba sabía pronunciar bien mi nombre y a veces me decía “Lamari”. Jajaja me parto de risa solo de pensarlo. 🤣🤣

Siempre me han llamado Tamáriz. Osea bien fonéticamente, pero mal escrito. Nunca le habían puesto el acento. Hasta que no me aprendí las normas de acentuación, no sabía que debía acentuarlo así que un día sin más, me lo puse yo misma y desde entonces me acompaña ése pequeño techito de mi segunda “a”. Por esto de no faltarle al respeto a tu lengua y por diferenciar, jolín, que ya estaba un poco harta….. Por cierto, soy una chica, que con este nombre a veces hay dudas. 💁🏻‍♀️

De pequeña quería “ser normal” pero claro: llamándote Tamáriz; siendo la pequeña de 9 hermanos (sí, de 9); siendo tu madre de Paraguay y tu padre español; tus tíos de Argentina; tu casa pareciendo un zoo con animales de compañía del tipo mil perros grandes de razas poco comunes, loros selváticos, tucanes tropicales, galápagos, camaleones, conejos, millones de plantas; y sieeeeempre llena de gente por todas partes y de todas partes. Mi madre, artista: pintora, escultora y ceramista. La mejor. 👩🏻‍🎨 Para mí por supuesto. Mi padre, informático. 👨🏻‍💻 También el mejor, no puedo decir menos. Los dos, unos adelantados a su época. Se conocieron en Brasil siendo amigos. Estaban becados en IBM estudiando informática cuando todavía se programaba en algo así tipo matrix …. (Quizás algún día escriba sobre ellos porque lo suyo sí que es una historia). Y con todos esos ingredientes ¿pretendía ser normal? Ja! La normalidad de lo que para mí era “la familia típica española” distaba bastante de lo que tenía yo. Y no me malinterpretéis; esto no quita que no fuese súper feliz y que no la cambiase por nada del mundo pero ya sabemos que muchas veces te llama la atención lo que hay fuera… Con los años aprendí a valorar todo lo bueno y enriquecedor de tener una familia tan loca. 👨‍👩‍👧‍👦🤪 Y sobre todo aprendí que ¿qué es la normalidad? Para cada cuál, conceptos muy distintos. 🤔

Y hasta aquí hoy. Quería hacer una pequeña introducción de la que habla.

Si te apetece, cuéntame si a ti también te ha pasado alguna vez algo parecido con tu nombre, con tu familia o qué es para ti la normalidad.

Y hasta la próxima muy #cabezotas, seguimos caminando 💚.

………………………….


253 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo